21 septiembre 2008

MÓNADA

Me gustaría viajar en lo astral
en medio de su ingravidez infinita,
sin distancias ni límites en ese espacio
incoloro y eterno, convertido en
el punto de luz de una mónada.

Como energía simple de percepción,
con la reflexión y la conciencia diáfanas,
de un acto generador de materia
acaecida en el tiempo...

Sería entonces ¿un alma?...

Marcelino Menéndez González

2 comentarios: