21 septiembre 2013

MI ATALAYA

 En mi ventana, el color blanco;
 y lo mismo en el alero y la reja.

 Abrazándolos, una enredadera
 flanqueada por geranios fúsia,
 rojo y naranja que la custodian,
 y a través de diferentes espacios,
 el azul del cielo y...mis sueños,
 que armonizan sin descanso
 lo que escribo y lo que soy.

 Ésta es la atalaya de mi mundo,
 con la compañía de suaves melodías
 de bandas musicales, que me
 trasladan a los espacios con las vibraciones
 en las que me siento volar.

 Y cuando acuden las sensaciones
 que me acompañan,
 no sentirme asceta y solitario
 por todo lo que así percibo, porque,
 si bien escribo para mí, intuyo que hay
 un profundo "algo" que me otorga
 una vivencia única, de inmensa
 complacencia interior que me dice
 que estoy vivo y que tengo la capacidad
 de expresarme, soltando un lastre
 de ansiedad que me oprime y del que
 logro desprenderme plenamente,
 y entonces nada me ata y ya no me
 detengo, porque soy y me siento...libre.

Marcelino Menéndez González

1 comentario:

  1. Anónimo9:40 p. m.

    Así me siento yo, nada me ata ni me detiene ya, me siento libre inmensamente libre y feliz. Es un placer leerle que gran escritor es usted, muy bueno de verdad, y profundo.

    ResponderEliminar