16 octubre 2010

LARGOS CAMINOS


Cuando me pierdo por la vieja memoria,
recuerdo haber sufrido largos caminos
amontonando olvido; y donde el frío
se hacía más osco, escuchaba el silencio
de las palabras no dichas…
y me sentía más lejos preguntando
quien llenaba voz y oído, quien mis vacíos,
hasta llegar a inventar lo que no existía.

Soñaba paladear la dulzura de un sentimiento
y la sensibilidad de una caricia y como
los troncos de los árboles, sufriendo la amargura
de la soledad y sin saber qué hacer.

Siguió el ritmo de la vida y no sabiendo
donde estabas…¡llegaste tú!
y fue cuando se estremeció mi interior
de emociones intensas y cobraron alma
todas las cosas.

Marcelino Menéndez González

1 comentario:

  1. Anónimo12:46 p. m.

    Gracias. Que gusto que ya está de vuelta amigo mio.
    Un texo poetico bien estructurado que fusiona el pasado y el presente de su reescritura, la perpectiva del tiempo y ese sentir genuino.
    El amor engendra en la memoria las palabras que recuperan lo vivido.

    MªJosé

    ResponderEliminar