05 septiembre 2010

AL ESCRIBIR


Encerrado en el aire de mi habitación,
al escribir, quiero mimar cada palabra
con la sensibilidad de la delicadeza,
y la capacidad de poder expresar la sensación
de desentrañar las cosas:
como la del espíritu que se posa en el tiempo
y el espacio, y contempla la luz..
con el deseo de ver en ella ese horizonte de paz
que tanto anhelamos, haciendo de ello
una bella filosofía de vida.

Y si las palabras pueden crecer hacia esa luz,
perfilar los detalles en los filtros de la mente,
convirtiendo los instintos en una realidad transparente,
y los propósitos en verdades absolutas, mecidos
en el columpio del mejor estado de ánimo
abrigados con el calor de la esperanza.

Aprendiendo de esa manera, a saber libar
toda la energía positiva generada, enriqueciendo
la esencia de esa forma de vida.

Marcelino Menéndez González

2 comentarios:

  1. Anónimo3:59 p. m.

    Que facil se hace el interpretar una sinfonia poetica, cuando de ella nace brillante la energia positiva, cuando sus notas son melodias propias, transparentes, llena de esencia pura, como son sus trinos señor Poeta Marcelino, que fluyen vigorosos como rios caudalosos,
    Le envio mil y una sonrisa, para que le acompañe en paseos de un vivir sosegado y placentero.
    Que maravilla cuando le leo.

    MªJosé

    ResponderEliminar
  2. Perderse entre tus versos, es entrar en el mundo de la esperanza y la reconcilición. Es comprender que la belleza se puede construir y que la paz debe ser la mejor palabra. Enhorabuena Maestro, muchas felicidades por tu obra y muchas gracias por permitirnos compartirla.
    Cálidas y afectuosas sonrisas desde tu mismo mar.

    ResponderEliminar