21 octubre 2014

UNA BELLA CONVERSIÓN

 Estoy viviendo una sensación muy peculiar
 y distinta a todo, que me va penetrando poco a poco,
 de forma paulatina e intangible pero,
 como si quisiera que no me diera cuenta,
 ocupando espacios internos y vacíos,
 llenándolos de su presencia.

 No es el aire, no es la luz; es algo abstracto
 que me va inundando de una fuerza especial,
 que me priva de cualquier reacción que intentara crear.

 Mi cuerpo y mis sentidos, me alertan de lo que ocurre
 y previenen cualquier posible desenlace;
 al final, todo se desencadena desde lo imprevisto
 y surge lo inesperado y es, cuando la belleza
 se convierte en interior…y entonces,
 ya nada vuelve a ser igual.

Marcelino Menéndez González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada