07 marzo 2015

SIN FINAL


Cuanta tranquilidad de infinito silencio
 en la que me dejo llevar…
 Y de repente siento que desde lo lejos,
 surge una especial melodía que lo interrumpe
 y ese grato sonido se acerca y me acerca,
 a sentir emociones distintas y nuevas,
 que me proyectan a espacios increíbles
 donde se magnifica el logro de lo soñado.

 Son emociones intensas que fluyen,
 con una fuerza de dulzura y de remanso capaces,
 de alcanzar la espiritualidad humana más indescriptible;
 y en ella me deslizo, así, sin más, sin final,
 suavemente…y entonces vivo y siento
 cómo va naciendo ese “algo” dentro de mí. 

Marcelino Menéndez González

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho tu poema. No sé por qué, pero me hizo recordar uno del poeta francés Baudelaire, "Elevación". Tuve una sensación semejante al leer el tuyo. Espero que sigas así!

    ResponderEliminar