29 octubre 2008

TAMBIÉN EN LOS JARDINES ANOCHECE

Una música suave...
la tarde quieta, tranquila
y el ánimo sereno;
emana una sensación de estar receptivo
a cualquier vibración emocional
que pueda surgir y mientras, se acerca
una ligera brisa grata y refrescante
que acaricia y trae consigo, un aroma
delicado de inspiración y, con su fragancia,
cierro los ojos y sueño...

Me siento volar hacia distancias
insospechadas, de añoranzas felices y únicas,
y a su encuentro, me hallo ante una laxitud
incomparable en la que flaquea mi cuerpo,
y me relaja de forma absoluta para captar
y absorber a través de mil poros abiertos,
ese momento especial transformado en vida
que me invade y se apodera de mí, con sensaciones
en las que desfallezco y me entrego colmado
de satisfacción mental y espiritual.

Todo transcurre plácido, tranquilo y tenue...
pero lentamente va siendo invadido por las sombras,
hasta que un suspiro profundo con los dientes
entrecerrados me despierta y de repente
desaparece; es cuando pienso que, también
en los más bellos jardines anochece...

Marcelino Menéndez González

3 comentarios:

  1. Hola Marcelino, quería entrar a este tu blog, y saludarte como te mereces, espero vernios pronto. Me pondré en contacto contigo pues el próximo 6 de febrero celebro un recital en el centro municipal de El Carmen en Murcia, más adelante te lo recordaré, un abrazo para ti y tu familia.

    ResponderEliminar