10 junio 2011

IMAGINO


Me emocionan los detalles, los instantes
y no soy capaz de impedir que así sea;
y cuando llega el momento crucial de las cosas,
no soy capaz de disimular nada y me sensibilizo
por las más pequeñas y, sufro, y siento pesar…

Quizá entonces no oigo los pensamientos y
llego a sentir que no soy yo, que es otro
pero que vive en mí y que no disimula, ni finge,
que es quien es sintiendo lo que siente,
así de sencillo, así de fácil, como si fuera
agua, luz, aire, o el color verde del equilibrio…
y tan natural, como las ideas, los conceptos
o la propia imaginación.

Sin embargo no deja de existir una voz que me dice,
por favor, no me hagas sentir así,
por favor, no lo hagas…y sé que es la voz del dolor.

Marcelino Menéndez González

1 comentario:

  1. Anónimo5:31 p. m.

    El dolor está en donde hay celebracion por la vida, implica sentimiento y misterio por aquello que tomamos con aceptación, por eso no es menos hermosa la vida.
    Magnifico!!

    MªJosé

    ResponderEliminar