10 junio 2011

LA ETERNA ESPERA

Siento un frío interno y el dolor en mi carne,
por no tenerte cerca…

Ya no vivo con el calor tierno de tu mirada
que me deja un inmenso vacío de soledad
y tristeza, con la añoranza de la caricia
tierna de tus manos.

¿Dónde estás que no te veo? y ¿por qué
se mantiene esa distancia en el tiempo?;
los días pasan y pasan haciendo crecer
mi desconsuelo y mi desesperación
se vuelve cada vez más un infierno;
dame una señal, dame un algo que me diga
que sigues ahí y que puedo verte de nuevo.

Ya no soporto el silencio que vive dentro,
porque nada tiene sentido, nada y todo
encanto se ha perdido y sin saber qué hacer,
para terminar con este sufrimiento…

Y es…¡que estás aquí, conmigo! Y…no es verdad.
porque te siento y ¡no lo estás!...

Marcelino Menéndez González

1 comentario:

  1. Anónimo5:38 p. m.

    Sosteniendo la mirada hacia delante para no eludir el dolor de la ausencia, que buen Poema querido amigo, le felicito una vez más.
    MªJosé

    ResponderEliminar