11 abril 2010

DISTANCIA


Sé que no estoy en tu mente
salvo en contados momentos y, sin embargo,
me conformo sólo de conocer
que no puede ser de otra forma…

Iluso y absorto, quizá soy capaz
de imaginar que puedo crear
una bella armonía de estados de ánimo,
que me hacen permanecer evocándote,
viviendo y soñando con tu recuerdo,
y preciso que sólo aquellos que son capaces
de percibir vibraciones similares, son los que
pueden llegar a apreciar el valor más sencillo
de los sentimientos y las emociones,
y que encierren el sentido del bienestar,
a pesar de la distancia.

Me siento entonces tranquilo y plácido
en un soñar despierto, que me procura
la sensación de que si bien la vida puede ser
una bella realidad, el lograr alcanzarla
requerirá de la voluntad y la fuerza que
permanezca inalterable, fortalecida en el tiempo
por lo que nos une y no por lo que nos separa…

Marcelino Menéndez González

1 comentario:

  1. Anónimo8:51 p. m.

    Poeta Marcelino.
    Se me hace imposible no dejarle mis saludos, mi humilde huella en ésta pagina.
    La sencillez, combinada con gusto, su experiencia magistral, dan un toque armonioso con sobredosis de sueños placidos.

    Le felicito una vez mas estimado amigo.

    MªJosé

    ResponderEliminar