01 marzo 2011

VEHEMENCIA

Cuando se estremece nuestro interior
de fuertes emociones,
y nos hace vibrar hasta la extenuación
convirtiéndolas en energía vital,
es cuando más cerca se puede sentir
el surgir del verdadero centro de la existencia,
-el más íntimo y profundo- del que emanan
los sentimientos más claros, limpios e intensos,
capaces de enriquecer la razón,
de la vida misma…

Marcelino Menéndez González

2 comentarios:

  1. Anónimo5:59 p. m.

    Que bonita manera de estremecerse, Vehemencia, impetu,o llamese, entusiasmo, convierte el centro sensible,-en un interior poetico!
    Me alegra volver a encontrarle aquí.
    Saludos querido amigo Poeta

    MªJosé

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:11 a. m.

    El interior se estremece cuando encontramos la esencia, la vida, sólo la ven corazones sinceros. Es un placer leerle.
    Encarni

    ResponderEliminar